Mostrando entradas con la etiqueta Parto. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Parto. Mostrar todas las entradas

Mis hijos en el vientre materno. Ecografías 4D


 Hola!! que tal andais? hoy vengo a hablaros de una cosa que hice cuando estaba embarazada de mis dos hijos, una cosa que me cambió a forma de percibir a mis bebés cuando estaban en la tripa, la forma de imaginarlos y además, una cosa que me ayudaría a tener un recuerdo inolvidable que ya no sólo podríamos disfrutar mi marido y yo, sino que recibirán mis hijos algún día como recuerdo de cómo eran cuando aún estaban dentro de mi...Esto ha sido posible gracias a una empresa colaboradora nuestra y la cual conozco desde antes del nacimiento de pequesymamis.
Ecobabys hizo realidad mi sueño cuando estaba embarazada de mi hija, y volvió a hacerlo cuando lo estaba de mi segundo hijo, además, lo volveré a hacer con el bebé que estoy esperando, jajajajaja....sí!!! como habéis leído, estoy embarazada de nuevo, jajaja....que locura más hermosa, verdad??? sí una locura que me hará tirarme muchas veces de los pelos, porque serán tres peques muy seguidos, pero...Que me harán la mamá más feliz, porque...¿qué hay mejor que la llegada al mundo de un bebé??

Ecobabys: la posibilidad de conocer a nuestros bebés antes de que nazcan, así como la de conocer el sexo antes incluso de lo que en cualquier otro lugar.
 Ver al bebé en tiempo real es una experiencia única que se puede disfrutar junto a la familia y obtener un recuerdo para el día de mañana.

ECOBABYS. Tu bebé en 4D durante el embarazo

Hola a todos, hoy vengo a presentar a una empresa que hizo realidad mi sueño cuando estaba embarazada de mi hija, y que volvió a hacerlo cuando lo estaba de mi segundo hijo, una empresa que pone a nuestra disposición la posibilidad de conocer a nuestros bebés antes de que nazcan, así como la de conocer el sexo antes incluso de lo que en cualquier otro lugar, a mi en ambos casos me lo dijeron cuando estaba de 13 y 14 semanas, algo que antes de conocerlos, pensaba que sería imposible. Esta empresa se llama Ecobabys, son especialistas en realizar ecografías 4D y tiene centros en Valencia y Barcelona, además no sólo realizan ecografías con una calidad inmejorable, sino que ofrecen un amplio abanico de servicios para facilitarnos la tarea a las mamás a la hora del parto, así como para prepararnos antes y después de dar a luz.
 Ver al bebé en tiempo real es una experiencia única que se puede disfrutar junto a la familia y obtener un recuerdo para el día de mañana.

La diferencia entre tristeza y depresión postparto

La diferencia entre tristeza y depresión postparto

La diferencia entre tristeza y depresión postparto
El embarazo supone que la mamá pase nueve meses inmersa en un carrusel de emociones y cambios hormonales que culminan en el momento del nacimiento. A partir de entonces, suele producirse un “bajón” emocional que está vinculado en gran parte al cansancio, la falta de sueño y los nervios que supone traer al mundo una nueva vida.
 
Tristeza postparto
Este estado de ánimo se denomina tristeza postparto y es totalmente normal. Se inicia a los pocos días del nacimiento y suele durar entre dos y tres semanas. Los síntomas son fácilmente reconocibles: cambios de humor bruscos, irritabilidad, pérdida del apetito, insomnio, dificultad para concentrarse, falta de energía y ansiedad. En ocasiones incluso pueden surgir ideas obsesivas como por ejemplo “no soy una buena madre porque el nacimiento de mi hijo no me hace feliz”. Estos pensamientos son la traducción mental de un estado de ánimo decaído en el que influyen poderosamente las hormonas.
Afortunadamente, la tristeza posparto se suele superar por sí sola con un poco reposo, paciencia y apoyo por parte del entorno familiar. A las pocas semanas las emociones se atenúan, las hormonas se estabilizan y la mayoría de mamás se recuperan sin novedad.

Depresión postparto
Sin embargo, cuando el “bajón” emocional se prolonga durante más de un mes podemos empezar a hablar de depresión postparto. Afecta aproximadamente a una de cada diez mamás y se caracteriza por la persistencia y el agravamiento de los síntomas anteriores. Esto suele provocar que la mamá se vea postrada en un estado de ánimo negativo que le dificulta o incluso impide atender a su bebé. Lo cual no hace más que empeorar los síntomas con una mayor culpabilización respecto a su hijo.
De no detenerse esta espiral, puede conducir incluso a ideas agresivas o suicidas. Así que es necesario que el entorno de la mamá esté atento a su estado de ánimo y busque ayuda especializada en caso de cualquier sospecha de que pueda sufrir una depresión.
Afortunadamente, la mayoría de las mamás que sufren depresión postparto la superan en unos seis meses con apoyo terapéutico y vuelven a recuperar la ilusión por su bebé.

¿Has sufrido tristeza o depresión postparto? ¿Cómo la superaste?
Image: Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net
Fuente: Bebitus

Cómo calcular la fecha del parto

Cómo calcular la fecha del parto
 
Si te acabas de quedar embarazada y quieres saber cuándo nacerá tu bebé, lo puedes calcular de forma muy sencilla con varios métodos. No son del todo exactos, porque la fecha del nacimiento se puede adelantar o atrasar, pero te permitirán hacerte una idea para estar preparada cuando llegue el gran día.
Suele decirse que un embarazo dura nueve meses, pero en realidad la gestación en los humanos se extiende unas 40 semanas. Por lo tanto, la forma más exacta de calcular qué día nacerá tu bebé es coger un calendario y sumar 280 días (40 semanas de 7 días) al primer día de tu última regla. Éste es el dato que se aconseja usar preferentemente como referencia, en lugar de cuándo estimas que se produjo la concepción o empezaste a notar síntomas.
Si no te apetece coger el calendario y empezar a contar los 280 días, existe otro sistema más sencillo denominado Regla de Nagele, que ofrece resultados similares. Funciona de la siguiente forma:

1) Coges como referencia el primer día de tu última regla (por ejemplo 20 de enero).
2) Le sumas siete días (el resultado sería 27).
3) Le restas tres meses (el resultado sería octubre).

Según esta fórmula, tu bebé nacerá el 27 de octubre del año siguiente. Si te fijas, es casi la misma fecha que obtendrías sumando 280 días a la fecha inicial de la última regla. Puede diferir un poco si coincide con año bisiesto.

Si no recuerdas cuándo tuviste la última menstruación antes del embarazo o tienes un ciclo irregular (lo normal es que dure entre 25 y 31 días), la fecha del nacimiento también se puede calcular a partir de las ecografías. Cuando vayas a hacerte la primera revisión, tu médico te dirá la fecha prevista del parto según la información disponible; aunque, más que un día concreto, suelen indicar la semana en que es más probable que venga al mundo tu bebé.

La razón es que el día exacto siempre es difícil de acertar, porque el nacimiento se puede atrasar o adelantar. En este sentido, cuando el parto se produce antes de la semana 37 se considera prematuro, mientras que si pasa de las 42 semanas es parto postérmino. En general, los médicos suelen provocar el parto si supera las 41 semanas para evitar cualquier riesgo.

¿Acertaste en la fecha prevista de nacimiento de tu bebé?

Fuente: www.Bebitus.com

EMBARAZO: DE LA SEMANA 28 AL PARTO

Hola!! ¿Estás embarazada?? ¿quieres saber cómo es tu embarazo desde dentro? pues gracias a Baby Center puedes ver cómo se desarrolla tu pequeñ@ dentro de ti, cómo reacciona ante los diferentes estímulos y lo más importante, el momento del parto, donde por primera vez vais a poder miraros y comenzar una vida juntos.
A mi personalmente, que estoy embarazada ya casi de 28 semanas, me han ayudado mucho a imaginar como está mi bebé en cada trimestre, así como ya lo hicieron cuando estaba embarazada de mi primera hija.
Estos vídeos me encantan, y por ello, quiero compartirlos para las que no los conozcáis.
Semanas 28 a 37
 


Esta es vuestro último trimestre juntos
A las veintiocho semanas tu bebé pesa unos 900 gramos, su peso se triplicará hasta que nazca y producirá una capa de grasa para estar calentito fuera. Su esqueleto se endurece, pero los huesos del cráneo todavía no se han fusionado para que pueda pasar por el estrecho canal de parto.
Miles de millones de neuronas están creando conexiones esenciales, que le ayudarán a aprender ahora y cuando nazca. Ya puede abrir los ojos y ver la luz que entra, también puede oir, así que adelante, háblale o cantale.
Cerca de parto se le desprendieran trocitos de vernix gaseosa, una sustancia blanca que lo recubre para proteger su piel del líquido amniótico.
Tu bebé, tragará algunos de esos pedacitos y otras secreciones, que se transformarán en sus primeras heces.
A las 37 semanas su piel es rosada y suave, se parece menos aún marcianito arrugado y más aún bebé. Aumenta unos 30 gramos cada día y pesa casi dos kilos 700 gramos.
 Tu bebé ha llegado a término,  antes del nacimiento casi todos los bebés, giran, tu bebé permaneciera así, con su  cabeza descansando en tu zona pélvica mientras se prepara para salir al mundo.


El embarazo por dentro
Parto y nacimiento


 
En las semanas previas al parto, tu cuerpo reduce la producción de progesterona
y umenta la de otras hormonas, como las prostaglandinas que hablandan el cuello del útero y la oxitocina, que provoca las contracciones.
Las contracciones reales del parto son rítmicas y dolorosas y cada vez más fuertes.
Los moscones verticales del útero se tensan abriendo el cuello del mismo, mientras que los de la parte superior del útero, empujan y se relajan, guiando a tu bebé hacia abajo.
Puedes expulsar el tapón de mucosas cervicales que han sellado tu útero durante nueve meses, unos días antes o en el parto. Cuando se rompa el saco amniótico puedes notar un goteo ó líquido a
borbotones.
El cuello de tu úterol se ablandará y afinará para dilatarse,a los cuatro centímetros de dilatación tu cuerpo entra en la fase activa del parto, donde las contracciones son más fuertes y seguidas.
A los 8 centímetros se inicia la fase más dolorosa del parto, la transición.
A los 10 centímetros estás completamente dilatada y puede que quieras empujar, ha empezado la segunda etapa del parto.
Tu bebé bajará con cada contracción, los huesos blandos de su cabeza se superpondrán para pasar por el canal del parto, cuánto se puede ver que el pelo de tu bebé, se dice que ha coronado,luego, saldrá la cara, los hombros y  el cuerpo.
En la tercera etapa del parto, la placenta se desprende si se expulsa, cuando tu bebé por primera vez, el increíble recorrido del parto, ha llegado a su fin. Ya podéis disfrutar el uno del otro.
 
Espero que os gusten tanto como a mi. Un abrazo y FELIZ EMBARAZO!!

Prepara la maleta para ir al parto

¿Qué meto en la maleta que me lleve al hospital? 
 Es la pregunta que muchas futuras mamás se hacen antes de preparar las cosas que necesitarán una vez que estén en la maternidad para dar a luz. Tenla preparada dos semanas antes del parto.
Sandra Sánchez
La fecha prevista para el parto se acerca y empiezas a pensar qué tienes que llevar a la clínica. Lo ideal es que desde dos o tres semanas antes lo tengas todo listo, en una bolsa de viaje. Así, si el parto comienza fuera de casa y te ves obligada a ingresar rápidamente, alguien podrá acercarse a casa y coger la bolsa.
¿Qué documentos llevar?
Por supuesto, debes tener preparados los que necesitas:
  • La tarjeta de la Seguridad Social o la de tu sociedad médica, con los talones o volantes.
  • Los análisis y pruebas médicas realizados en el embarazo.
  • El consentimiento informado para la anestesia epidural.
  • Tu DNI y el de tu pareja, así como el Libro de Familia si ya lo tenéis, para inscribir al bebé en el Registro Civil desde el hospital o la clínica. Muchos centros ofrecen este servicio.
¿Qué necesitará el bebé?
  • Si nace en un hospital de la Seguridad Social, allí le proporcionarán lo que necesita para sus primeros días. Sólo tendrás que llevar la ropa con la que quieres vestirle para ir a casa. Eso sí, incluye una toquillita para que no se quede frío cuando le tengas en brazos.
  • Si nace en un centro privado, lleva separado en la bolsa lo que requerirá en el paritorio:
    - Un body o un pijama de manga larga, para que se mantenga bien calentito.
    - Un pañal de recién nacido.
    - Unos patucos o calcetines.
    - Un gorrito.
    En los meses de verano puedes prescindir del gorrito, y en vez del pijama, puedes ponerle una camiseta y un cubrepañal.
  • Para los demás días en la clínica privada, el bebé necesitará:
    - Dos paquetes de pañales.
    - Tres o cuatro pijamas.
    - Tres o cuatro bodies.
    - Una toquilla.
    - Otro par de patucos.
    - Un neceser con sus productos de aseo: esponja natural, jabón, toallitas, una toalla de algodón y pomada para el culito. En muchas clínicas regalan canastillas con productos para el bebé, pero es preferible no contar con ella, por si no llega.
¿Qué necesitarás tú?
  • Si das a luz en un hospital público, sólo tendrás que llevar:
    - Tus zapatillas, una bata y ropa interior (sujetador de lactancia y dos paquetes de bragas de papel, a la venta en farmacias).
    - Tus productos de aseo (cepillo, pasta, peine, desodorante...) y de cosmética.
  • Si el parto es en un centro privado, necesitarás además:
    - Una camisola para dar a luz. En muchas clínicas proporcionan una, pero por si acaso.
    - Varios camisones, abiertos por delante si vas a dar el pecho.
    - Dos paquetes de compresas tocológicas (en farmacias).
    - Discos absorbentes para los pezones, si das de mamar.
  • Y en ambos, incluye además:
    - Un reloj para controlar la duración de las contracciones.
    - El móvil y/o el listín, para avisar a la familia y los amigos cuando haya nacido el bebé.
    - La ropa para volver a casa. Seguramente te quedará bien la que te ponías al final del primer trimestre de embarazo.
Para cuando lleguéis a casa
Las cosas del bebé deben estar listas cuando llegue a casa, por lo que desde el séptimo mes puedes ir organizando las compras. Las más básicas son:
  • Un moisés o una cunita.
  • Bañerita y cambiador.
  • Varios paquetes de gasas esterilizadas y de pañales.
  • Productos de aseo: jabón líquido neutro, pomadas, crema hidratante, colonia...
  • Biberones, chupetes y esterilizador.
  • Coche de paseo con capota.
  • Sillita homologada para llevarle en el coche.
  • En cuanto a la ropa, te regalarán mucha, pero lo básico al principio es: camisetas de algodón o bodies, peleles, patucos, pijamas, toquilla, baberos, jerséys, saco y gorrito.
ropita bebe

Consejos para evitar las episiotomías

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya alertó a España del altísimo índice de episiotomías que registraba el país, donde se realizan como media un 90% de estas incisiones en los partos vaginales, frente al 20% que entran dentro del baremo que recomienda este organismo internacional o el 8% que se practican en países como Suiza.


No obstante, son ya muchos los ginecólogos y matronas españoles que abogan porque la práctica de la episiotomía sea restrictiva. En este sentido, “es fundamental preparar la zona del periné para la hora del parto con el objetivo de prevenir, en la medida de lo posible, este tipo de incisiones”, tal y como señala Belén Benito, farmacéutica de Laboratorios Suavinex.

“Los masajes previos en la zona del periné y los ejercicios de Kegel son los mejores aliados para conseguir una buena dilatación durante el parto y evitar la práctica de la episiotomía”, explica la experta, quien recomienda también el uso durante los masajes de “aceites naturales que ayuden a hidratar y estimular la producción de elastina y colágeno antes del parto, como el Aceite perineal prenatal de Suavinex”.

“Con los ejercicios de Kegel se fortalecen los músculos del suelo pélvico y, al mismo tiempo que se ayuda a evitar la incontinencia de la vejiga durante y después del embarazo, se previenen la aparición de desgarros y posibles episiotomías durante el parto”, indica la propia Benito.

Con los masajes, por su parte, se consigue que el periné sobrelleve mejor el parto sin necesidad de practicar episiotomías o de que se produzcan desgarros. Pero, ¿cómo practicar el masaje perineal? Realizándolos al menos dos veces por semana durante las cuatro o seis semanas anteriores al nacimiento del bebé. Recomendado por la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), este masaje se debe realizar al menos entre cinco y diez minutos cada vez, con movimientos en forma de U, y practicarlo con los dedos índice y pulgar impregnados en aceite 100% natural. “Lo mejor es hacer el masaje en una posición cómoda para la mujer, ya sea en cuclillas, sentada o tumbada”, añade la farmacéutica de Laboratorios Suavinex.

También existen aparatos destinados a insertar en la zona de la vagina durante el embarazo y que, mediante el cambio constante y controlado de su tamaño, ayudan a preparar esta zona especialmente delicada para el parto.

Asimismo, practicar disciplinas como el Pilates, Yoga o Esferodinamia también permiten mejorar la circulación, la elasticidad, y reforzar el tono de la musculatura pélvica a la vez que enseñan a controlar la capacidad respiratoria. Todo ello redunda en beneficios para una mejor dilatación y evitar, de este modo, la práctica del corte en el periné.

Suavinex cuenta con más de tres millones de consumidores al año, cifras que le convierten en líder en el mercado de puericultura ligera en farmacia. Cuenta con una amplia gama de productos de lactancia, succión, alimentación infantil y cosmética que destacan por su aportación en diseño y tecnología. Además, Suavinex es un referente dentro del mundo de la puericultura, como miembro del Comité Europeo “Child Use and Care Articles”, organismo encargado de elaborar la normativa para los artículos de puericultura.

Recomendaciones útiles para evitar las episiotomías


1.- Es sumamente aconsejable realizar ejercicios de Kegel, que consiste en contracciones de la musculatura vaginal. Ser constante y realizar a diario las 200 repeticiones al día repartidas en varias series.
2.- Practicar masajes en la zona del periné al menos dos veces por semana, durante las cuatro y seis semanas antes del parto. Es importante estar cómoda y masajear la zona entre cinco y diez minutos cada vez.

3.- Utilizar en el masaje  aceites 100% naturales que ayuden a hidratar y estimular la producción de elastina y colágeno antes del parto, como el Aceite perineal prenatal de Suavinex.

Los ejercicios de Kegel para la recuperación del suelo pélvico

Los ejercicios de Kegel para la recuperación del suelo pélvico



¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Los ejercicios de Kegel fueron ideados por el Dr. Arnold Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Hasta entonces, las mujeres, o bien soportaban como podían la incontinencia urinaria (imposibilidad de retener la orina al reír, toser, estornudar o saltar), o bien debían pasar por el quirófano, lo cual tampoco era siempre una garantía de solución.
Hay varias maneras de realizar los ejercicios de Kegel, pero todos se basan en contraer y relajar el músculo pubococcígeo o PC (también conocido como músculo del suelo pélvico) repetidas ocasiones, con el objetivo de incrementar su fuerza y resistencia, y así prevenir o evitar la incontinencia urinaria y otros problemas relacionados.
El músculo PC es el principal músculo del suelo de la pelvis. Tiene una conexión nerviosa que alcanza el nervio pélvico, una ramificación que conecta el útero y la vejiga en la mujer. (En el caso del hombre, conecta la vejiga y la próstata con la parte inferior de la columna vertebral.) Si el músculo PC es fuerte, se convierte entonces en el mayor transmisor de energía. En el hombre la contracción de este músculo estimula la próstata y en la mujer el útero.

¿Cuales son los músculos del suelo pélvico?

El suelo pélvico es un sistema de músculos y ligamentos que cierran el suelo del abdomen manteniendo en posición correcta y en suspensión la vejiga, el útero y el recto en contra de la fuerza de la gravedad. El debilitamiento del suelo pélvico provoca uno o varios de los siguientes trastornos: incontinencia urinaria de esfuerzo, prolapsos (caída de los órganos intrabdominales) y disfunciones sexuales.
La figura anterior muestra los tres diafragmas bajos del suelo pélvico. Los músculos más superficiales se muestran en verde, los del diafragma urogenital en amarillo y el pubococcígeo en rojo.

¿Por qué debería hacer los ejercicios de Kegel durante y después del embarazo?

Fortalecer los músculos del suelo pélvico te ayudará a:
  • Eliminar o evitar la incontinencia agravada por el peso del bebé sobre tu vejiga durante el embarazo.
  • Facilitar el parto al producirse menos desgarros (y posiblemente evitar una episiotomía) con menor dolor tras el parto.
  • Incrementar la circulación sanguínea en la zona rectal, ayudándote a curar más rápidamente un desgarro o episiotomía y reducir la posibilidad de hemorroides.
  • Evitar el prolapso (salida de sitio) del útero, vejiga y otros órganos de la zona, después de tener al bebé.
  • Volver a tus actividades normales después del parto sin temor a la incontinencia cuando rías, tosas, estornudes o saltes.
  • Incrementar el placer sexual. Los ejercicios de Kegel son esenciales para tonificar los músculos vaginales y volver a una vida sexual normal tras el parto.

La incontinencia tras el parto afecta alrededor del 30% de las mujeres, y las hemorroides a un 50% de las embarazadas. Ambos problemas pueden evitarse haciendo ejercicios de Kegel cada día.

¿Sabías que el 45% de las mujeres padece incontinencia urinaria?

El problema de la incontinencia se genera al debilitarse los músculos del suelo pélvico. Éstos sostienen la parte baja del abdomen como un arco protector en forma de hamaca flexible, y ofrecen el apoyo y sostén necesarios para la vejiga, el útero y el intestino inferior.
A través del suelo pélvico pasan los conductos de salida al exterior de estos tres órganos: la uretra, la vagina y el recto.
Además de las consecuencias físicas, la incontinencia también origina problemas psicológicos y sociales. En opinión del doctor Miguel Ángel Jiménez Cidre, director del Centro de Estudios sobre la Incontinencia (CEIN), quienes sufren la incontinencia deben hacer frente a los prejuicios y la desinformación existentes en el entorno de las afectadas. "Entre estas consecuencias, tenemos la pérdida de autoestima y la limitación de la actividad física, sexual y laboral cuando no reciben tratamiento". Las afectadas, además, también pueden presentar trastornos emocionales relacionados con la enfermedad, como ataques de pánico, estrés y depresión.
"Las consecuencias de las disfunciones del suelo pélvico alteran de forma importante la calidad de vida de la paciente y, en cierta medida, la aíslan al repercutir negativamente en su ritmo de vida cotidiano. Muchas mujeres no van a ciertos lugares por temor a orinarse o viven con vergüenza su problema y ni siquiera se atreven a consultarlo con su médico, cuando éste podría ofrecerles ayuda. Además, cuando interfiere en la esfera sexual, pueden surgir conflictos serios de pareja", explica la doctora Lidia Montoya, especialista del Servicio de Ginecología del Hospital Ramón y Cajal.

¿Cuáles son las causas que debilitan el suelo pélvico?

  • Embarazo: por el peso del útero
  • Parto: al pasar el bebé a través de la vagina
  • Posparto: ejercitar precozmente abdominales o realizar saltos, practicar deportes o llevar pesos.
  • Deportes: en especial los de "saltos" y de "impacto"
  • Menopausia: por los cambios hormonales, ya que provocan pérdidas de flexibilidad y atrofia e hipotonía.
  • Herencia: dos de cada diez mujeres tienen debilidad innata en los músculos del suelo pélvico.
  • Hábitos cotidianos: retener la orina, vestir prendas muy ajustadas, practicar canto, tocar instrumentos de viento.
  • Otras causas: obesidad, estreñimiento, tos crónica, estrés y otras.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son una forma de venas varicosas que se producen de forma habitual durante el embarazo debido a la creciente presión sobre las venas del recto. Puede ser que ocurran por primera vez o que se agraven por culpa del embarazo. Algunos de los síntomas de las hemorroides son picores, dolor y sangrado en el ano. Si notas sangrado rectal durante el embarazo, consulta con tu médico. A pesar de que lo más probable es que se trate de hemorroides, es mejor que un médico descarte otras posibilidades más serias. Puede ser que necesiten una cirugía menor, pero habitualmente remiten solas tras el embarazo.

¿Cómo identifico y aíslo los músculos del periné para hacer los ejercicios de Kegel?

La manera más sencilla de reconocer el músculo perineal es deteniendo la micción a intervalos. Si puedes hacerlo, incluso aunque sea parcialmente, habrás localizado los músculos que deberás ejercitar para los ejercicios de Kegel. Siéntate con las piernas confortablemente abiertas, intenta detener la orina y vuélvela a dejar fluir sin mover las piernas. Si puedes hacerlo sin esfuerzo, es que tienes músculos pélvicos fuertes. Haz esta prueba únicamente para reconocer los músculos; no la realices habitualmente como un ejercicio más ya que podría causarte una infección de orina.
Otra forma de identificación consiste en insertar un dedo limpio en la vagina e intenta apretarlo. Si notas algún movimiento muscular es que has dado con él. Intenta repetirlo tantas veces al día como puedas, empezando por unas 50 hasta alcanzar las 300 al día. A medida que tu musculatura esté más tonificada, podrás notar que aprietas más.
Si ninguna de estas técnicas funciona en tu caso, no te preocupes. Coméntalo con tu médico para que te ayude a reconocer los músculos o incluso te recomiende rehabilitación (cubierta por la Seguridad Social española).

¿Cuando debería hacer los ejercicios de Kegel?

Una vez has identificado los músculos del suelo pélvico, puedes hacer los ejercicios de Kegel cuando y donde quieras, ¡porque nadie sabrá que los estás haciendo!
Si tras realizar los ejercicios te notas fatigada, con dolor en la espalda o músculos abdominales, o irritabilidad nerviosa, es un signo de que estás apretando con los abdominales, la espalda, los muslos o los glúteos. Intenta relajarte y contraer solamente los músculos del suelo pélvico.

Si ya padezco incontinencia urinaria, ¿cuanto tiempo tardaré en notar mejoría con los ejercicios de Kegel?

Si realizas alrededor de 200 repeticiones al día (cuatro series de 50), se necesita de 6 a 12 semanas para notar mejoría, según el departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Iowa. Es un proceso lento, que además deberás hacer de por vida, pero que te recompensará con creces.
En un estudio aparecido en la revista Obstetrics and Gynecology, científicos suizos encontraron que las mujeres que empezaron a hacer los ejercicios simples, dos meses después del parto y durante doce semanas, tuvieron significativamente menos problemas de incontinencia urinaria que mujeres que no los realizaron. Alrededor del 60% de las mujeres que ejecutaron los ejercicios dos veces a la semana, bajo supervisión, informaron de una gran mejoría en su capacidad de control de los músculos de la vejiga. Además de los ejercicios, las mujeres tomaron parte en un programa de entrenamiento por ordenador para ayudarles a que fueran más conscientes y tuvieran mejor control de estos músculos usando electroestimulación. Una pequeña descarga eléctrica en los músculos pélvicos a través de la vagina les ayudó a mejorar la resistencia de dichos músculos.
Estos ejercicios deben ser supervisados por fisioterapeutas, y se ofrecen en los servicios de rehabilitación de la Seguridad Social española. En algunos casos graves, como cuando a la mujer se le hace imposible reconocer los músculos del suelo pélvico, la estimulación eléctrica y el uso de aparatos que faciliten su realización son fundamentales.

Estoy muy ocupada, ¿cómo puedo hacer 200 repeticiones al día?

Puesto que los ejercicios se pueden realizar en cualquier lugar y en el momento que desees, ya que nadie los nota, es más fácil encontrar un hueco en tu apretada agenda. Puedes aprovechar y hacerlos durante la emisión de anuncios en televisión, o mientras amamantas a tu bebé o le das el biberón. Intenta relacionarlo con algo cotidiano que hagas todos los días, como lavarte los dientes, o esperar a que el semáforo se ponga en verde o llegue el autobús para ir a trabajar. Sería bueno que hicieras al menos 50 repeticiones cuatro veces al día, todos los días.
Si acabas de dar a luz, es muy importante que los músculos perineales estén recuperados antes de realizar ningún otro ejercicio. Consulta con tu médico sobre cuando estarás lista para empezar a hacer ejercicio ligero tras el parto.

¿Cómo hago los ejercicios de Kegel?

Aquí tienes varios ejercicios que puedes probar. Hasta que domines la técnica, es preferible que te tumbes cómodamente de espaldas con los pies planos en el suelo y las rodillas dobladas. Mantén toda la espalda en el suelo, sin que quede ningún hueco en la zona lumbar. Intenta imaginarte como tiras de los músculos hacia arriba. Hazlo lentamente, concentrándote hasta que no puedas más. Aguanta, respirando tranquilamente, deja ir muy despacio y relájate. Repítelo unas 15 veces.

Los ejercicios de Kegel

1. El lento
Aprieta los músculos como hiciste cuando intentaste detener la orina, tirándolos hacia arriba. Contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5 respirando suavemente. Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la serie 10 veces.
Intenta aumentar progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos en cada caso hasta llegar a los 20. Cuanto más tiempo consigas aguantar la contracción de los músculos, más fuertes se harán.
2. El rápido
Aprieta y relaja los músculos tan rápidamente como puedas hasta que te canses o transcurran unos 2 ó 3 minutos (lo que suceda primero). Empieza con 10 repeticiones cuatro veces al día hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias.
3. El ascensor
Este ejercicio requiere cierta concentración, pero sus resultados son muy buenos. Tu vagina es un tubo muscular con secciones en forma de anillo dispuestas una sobre otra. Imagínate que cada sección es una planta diferente de un edificio, y que subes y bajas un ascensor tensionando cada sección. Empieza subiendo el ascensor suavemente hasta la primera planta, aguántalo durante un segundo, y sube hasta la segunda planta. Sigue subiendo tantas plantas como puedas (normalmente no más de cinco). Para bajar, aguanta también un segundo en cada planta. Cuando llegues abajo, intenta ir al sótano, empujando los músculos pélvicos hacia abajo durante unos segundos (tal y como si estuvieras de parto). Finalmente, intenta relajar por completo la musculatura durante unos segundos. Sobre todo, no te olvides de respirar pausadamente y de no realizar el ejercicio con ayuda de los músculos abdominales.
4. La onda
Algunos músculos del suelo pélvico están dispuestos en forma de un ocho, pero con tres anillos. Un anillo se sitúa alrededor de la uretra, otro alrededor de la vagina, y el último alrededor del ano. Contrae éstos músculos de delante a atrás y relájalos de atrás a delante.
Haz estos ejercicios tantas veces como puedas al día. El objetivo es conseguir realizarlos sin que se noten. Cuando empieces a realizarlos, pueden parecerte incómodos y raros, pero pronto verás que podrás llevarlos a cabo sin que los demás se den cuenta.
Al principio, al practicar el ejercicio lento, puedes notar que los músculos no quieren mantenerse contraídos. También es posible que te canses enseguida con el rápido. Pero si perseveras, verás que en pocos días no te supondrán ningún esfuerzo.

¿Hay algo más que pueda hacer?

La gimnasia hipopresiva del Dr. Caufriez está teniendo cada vez mayores seguidores. La idea principal consiste en trabajar la cincha abdominal y el suelo pélvico para reducir la presión intraabdominal. Debido a la complejidad de estos ejercicios, recomendamos acudir a un centro fisioterapéutico donde puedan enseñarte a realizarlos personalmente.

INFLUENCIA DE LA LUNA EN EL PARTO

La influencia de la luna en el parto es una creencia muy ampliamente extendida. Una matrona habla sobre cómo influyen las fases de la luna a la hora de dar a luz

La luna y sus fases influyen en los partos. Observando los cambios en las fases de la luna y analizando su influencia en cerca de 7.500 partos, se concluye que la luna influye en el parto. En la fase de luna menguante, se encuentran más bolsas rotas con líquido amniótico teñido. En la fase de luna menguante nueva se producen más partos espontáneos y en la fase lunar creciente-llena, se observan más inducciones con dilataciones lentas, expulsivos distócicos, más alumbramientos manuales, amenazas de partos prematuros y más cesáreas.

La matrona, Lina Abellán Martínez, ha elaborado un artículo en el que explica detalladamente cómo influye la luna en el parto.

¿Quién no se ha parado en alguna ocasión a observar la luna y ha dejado volar su imaginación, motivado por su encanto? Algunas culturas adoraban a la luna como si de un Dios se tratara. Y es que la luna influye directamente sobre la tierra, los océanos y todos sus pobladores. 

 

  En la fase de luna creciente-llena, se observan más inducciones con dilataciones lentas, expulsivos distócicos, más alumbramientos manuales, amenazas de parto prematuro y más cesáreas.

(MiBebeyyo.com)

 

¿Creeis que hay una relación directa entre las fases lunares y los partos?¿Os habeis puesto de parto en función de alguna fase lunar??

Agradecemos vuestras experiencias ya que siempre ayudan a otros lectores de nuestro blog.

Páginas vistas en total